1 jul. 2011

Aprendí a callarme antes de contestar con algo terriblemente peor, aprendi a que no todo "lo bueno" es como dice ser, aprendí lo que es orgullo al no poder llamarte ni mandarte nada, aprendí lo bueno de la felicidad y también lo amargo del dolor, aprendí entre todas las cosas a amarte.