25 jun. 2011


Vivimos en un mundo muy superficial, muy sin sentido, en el que casi todo se compra con dinero; Pero me conformo sabiendo que las pequeñas alegrías ni se compran ni se alquilan,aunque sea algo que no entienda la gran mayoría