1 jun. 2011

El truco está en dejar que tu corazón no crea lo que tus ojos ven.