5 jul. 2011

Odio las despedidas, y más si no tienen                  una sonrisa de por medio