1 jul. 2011

Ella sonreía todo el tiempo, todo el mundo la creía feliz, hasta que una, una sola persona la miro a los ojos y supo a través de una sola mirada que a la persona que tenía una sonrisa como si no hubiese un mañana, estaba tocada y hundida para siempre.